Defiende tu Fe Católica

El Papa Juan Pablo II
y su sillón... satánico?


¿Tiene la Iglesia Romana argumentos valederos
que justifiquen el uso del símbolo?, se pregunta Sapia.

Colaboración de Jorge Pedernera (Argentina)
El artículo completo podrá hallarlo en www.apologetica.org

El problema del signo satánico en el sillón papal

La situación es la siguiente: el Papa Juan Pablo II, durante la celebración de la Santa Misa en el Monte de las Bienaventuranzas en Tierra Santa (24 de marzo de 2000) usó como sede principal un trono preparado para la ocasión, muy sencillo, con una cruz invertida como único diseño (véase la foto a la izquierda de este párrafo). Algunos enemigos de la Iglesia vieron en esa cruz invertida un signo satánico. El Sr. Daniel Sapia se hizo eco de esta visión y publicó en su sitio anticatólico imágenes de la celebración y comentarios que llevan al lector a pensar que esa cruz era, efectivamente, un signo satánico. En general se trata de una copia de otro sitios, aunque Sapia agregó comentarios e imágenes de cosecha propia. El artículo en cuestión puede verse aquí.

Sapia hace una breve reseña acerca de la "naturaleza" de la cruz invertida, consultando diccionarios y obras sobre oscurantismo y satanismo. Después de este dudoso trabajo de "investigación" y un tanto apresuradamente como podremos ver a continuación, el Sr. Sapia expresa: "Habiendo establecido la naturaleza Satánica de la CRUZ INVERTIDA, por favor vea el cuadro siguiente cuidadosamente" (el resaltado es mío) y muestra la fotografía del Papa y la sede. También más adelante aclara que esta cruz es "el símbolo de la 'TRINIDAD MALÉFICA'" (es decir, de Satanás, el Falso Profeta y el Anticristo).

De ser verdad lo que Sapia sugiere, entonces el Papa sería un miembro de la confabulación satánica del Anticristo. En concreto, el Papa es -según lo explica Sapia- el "Falso Profeta" en la Trinidad Maléfica, "mano de obra" del Anticristo, en una expresión que tiene originalidad.

El autor hace repetidos esfuerzos por demostrar que las fotos son auténticas, no trucadas, dando los datos detallados de las fuentes de las mismas; tal vez está insinuando que la Iglesia podría tener intenciones de hacer desaparecer toda evidencia del satánico sillón (intento un poco difícil, ya que el hecho está registrado en todas partes del mundo en miles de publicaciones de todo tipo). A mi criterio, este detalle es importante para valorar la seriedad de su presentación.

Hay diversas observaciones en su artículo que apuntan a "colorear" la presentación del tema: el color de fondo -rojo oscuro- insinúa un ambiente infernal; hay palabras como estas: "... El Papa dejó su lecho de muerte para este evento... La cruz invertida es un mensaje para cada devoto masón/satánico/luciferiano... Monstruoso...el show comenzó... Estamos listos para el falso profeta...!" (son palabras del que tomó una de las fotografías); de Sapia son estas palabras que culminan toda su "investigación": "Cada uno tiene libertad para sacar sus propias conclusiones. Te ruego, lee La Biblia, mientras haya tiempo...". Según me han dicho -no lo puedo comprobar- en un primer momento había agregado un fondo musical "de suspenso".

La acusación que Sapia hace es por cierto muy grave. Llama al Papa -cabeza visible de la Iglesia Católica y sus millones de miembros- "mano de obra del anticristo", uno de los tres personajes apocalípticos de la "trinidad maléfica", junto a Satanás y al Anticristo.

Respuesta de un sacerdote católico y oídos sordos de Sapia

Ante semejante acusación Sapia recibió algunas "respuestas", con las que agregó una página más a su estudio (pueden verse las respuestas de algunos católicos y el comentario de Sapia a las mismas aquí). Una de esas respuestas es la siguiente:

"La cruz invertida, según una antigua tradición de los cristianos, fue la forma en que crucificaron a San Pedro en Roma. Esta cruz es símbolo de San Pedro. Esto lo sabe el más ignorante de los estudiantes de la historia del cristianismo..." (Sacerdote Católico L.R.R. - EWTN - Prensa Católica)

Como se dará cuenta el lector, esta respuesta, si verdadera, tira por tierra todo el pintoresco escenario apocalíptico-infernal construido por Sapia entorno a la supuesta cruz satánica. Estaríamos en ese caso ante la conocida situación del Quijote, arremetiendo contra sus "monstruos" que no eran sino molinos de viento, aunque en este caso la "mística" del Quijote en aquella escena no cuenta.

El Sr. Sapia, en vez de interesarse en averiguar sobre la posible verdad contenida en esta breve respuesta, contestó a lo dicho por el sacerdote con estas palabras:

¿Que una "antigua tradición" dice que es el símbolo de Pedro? ..¿?

Y aunque así fuera, el Papa (supuestamente) gobierna la Iglesia de Cristo, no la iglesia de Pedro. Pedro fue un siervo mas del Gran Maestro. Además, si hubieran pretendido colocar el "símbolo de Pedro" en el trono del Papa, hubiera sido mas lógico utilizar el escudo Vaticano, ese que muestra las "llaves del reino". No creo que haya sido buena idea colocar una cruz invertida para representar a Pedro.

Y como si fuera poco, ¿qué mérito tiene la muerte de Pedro para el Evangelio de Salvación que debería predicar todo buen discípulo de Cristo? La cruz que nos redime es la de Cristo, no la de Pedro.

Otra reflexión: ¿Hubiera aceptado el apóstol Pedro poner en su sillón un símbolo de SI MISMO? Quién no conozca la respuesta, sólo debe leer la Biblia.

En algún lado también leí la argumentación siguiente: "¿Dónde dice la Biblia que la cruz invertida es la cruz del Anticristo? Allí se dice que el Anticristo lo representa el 666." A esa objeción le pregunto: ¿Dónde dice la Biblia que la cruz invertida es la cruz de Pedro?

Hay suficientes motivos -lo juzgará el lector al final de este artículo- para pensar que la cruz que se ve sobre la sede presidencial en esa celebración era efectivamente el símbolo del martirio de Pedro, como lo dijo el sacerdote católico, y a lo cual Sapia habría hecho bien en prestarle un mínimo de atención, si es que realmente estuviese interesado en conocer la verdad sobre este asunto. Si está interesado en la verdad, ¿porqué no investigó un poco en esta dirección?

Las únicas palabras que Sapia brinda como respuesta a la explicación del sacerdote son estas:

¿Qué una "antigua tradición" dice que es el símbolo de Pedro?... ¿?

Todo lo que sigue en su comentario son cavilaciones teológicas y varias que no enfrentan el problema: que la Iglesia es de Cristo, no de Pedro; que hubiera sido mejor usar otro signo; que la muerte de Pedro no salva a nadie; que no convenía poner un símbolo de sí mismo (?); que hay que leer la biblia, y que la biblia no dice que la cruz invertida sea un símbolo de Pedro. Pero sobre la posible tradición que avalaría una interpretación no-satánica del signo, no hay siquiera intento de investigar. Al contrario, se quiere dejar al sacerdote en ridículo.

Sin embargo, cuando quiso dar su versión de la cruz invertida -responda o no a la realidad- entonces sí acudió a manuales de satanismo y a sitios web relacionados, haciendo una brevísima -y superficial- investigación, pero investigación al fin. De hecho se vio en la posición de certeza suficiente como para determinar, sin duda alguna, la naturaleza Satánica de la CRUZ INVERTIDA. (son sus palabras literales).

¿Porqué no se interesó, Sr. Sapia, en la respuesta del sacerdote?

Pero dado que no se interesó, dejando así la cuestión como si nadie hubiese dicho nada, como si nunca nadie hubiese usado el signo de la cruz invertida en relación a la muerte de Pedro, y como si la respuesta del sacerdote fuese una estupidez sin importancia, entonces obliga a que alguien sea un poco más explícito de lo que fue aquel sacerdote católico con su respuesta simplona.

Reflexiones y conclusiones

Presento algunas reflexiones:

Que los datos que presento sobre la tradición de la muerte de Pedro sean válidos o no para Sapia, poco o nada importa; lo que verdaderamente importa es si estos datos fueron los que motivaron a los organizadores a diseñar esa cruz, o si estamos ante un símbolo satánico del Anticristo en plena escenografía litúrgica católica, presidida nada menos que por el Papa.

Nos consta positivamente la intención de los organizadores de aquella Misa: se trata de la cruz de Pedro.

Lo que importa en esta cuestión no es saber si la ciencia histórica puede traernos documentos de los testigos oculares del martirio de Pedro (no existen tales documentos, del mismo modo como no existen documentos de los testigos oculares de Pedro escribiendo sus cartas, o Pablo las suyas, o Juan el Apocalipsis; son todos datos de la tradición). La cuestión aquí es saber si ese signo usado en la Misa del Papa pertenece a la tradición cristiana sobre la muerte de Pedro o no (de esto sí hay documentos). Llevar la cuestión al campo de la crítica histórica moderna es enfocar el problema desde la óptica equivocada; no queremos pensar que se trate de una maniobra intencionada. Para usar un símbolo no hace falta contar con un acta firmada por testigos oculares. Si vamos a usar solamente de lo que la ciencia histórica puede demostrar con toda certeza sobre los apóstoles, ¿cómo demuestra Sapia que los libros del Nuevo Testamento lo escribieron los apóstoles?

No existe ningún testimonio histórico serio que fuese contra la antiquísima tradición que afirma que Pedro fue crucificado en Roma, cabeza abajo. NINGÚN documento. ¿Porqué poner en duda el testimonio de los documentos citados, si no hay NINGÚN motivo para hacerlo?

Yo me inclinaría a pensar -y me diga el lector si es una idea muy descabellada- que si la cruz invertida es usada en un aquelarre o en algún encuentro oscurantista o satanistas, -o en los grafitis hechos por jóvenes irresponsables- entonces habrá que darle el sentido blasfemo que esa pobre gente le da, a juzgar por lo que nos dicen los especialistas y por el sentido común; pero si la cruz invertida es usada en el contexto de una celebración eucarística, presidida por el que es tenido como sucesor de Pedro y en tierras de Pedro, entonces habrá que entenderla como un signo de Pedro, siguiendo la dos veces milenaria y ampliamente documentada tradición católica, de la cual hemos dado una muestra en este artículo. Me diga gentilmente Sapia si es muy descabellada mi idea.

O de otro modo: si voy a una reunión de satanistas y veo una cruz invertida, ¿qué pensaré, que es la cruz de Pedro? Sería ridículo. Ahora bien, si voy a una Misa presidida por el sucesor de Pedro en tierras de Pedro y veo la cruz invertida, ¿qué pensaré, que es un desprecio a Cristo? ¿No sería tan ridículo como el caso anterior? ¿No importa el contexto?

Hemos demostrado que sí existe una antigua tradición, que los católicos sí usamos de esos datos para las representaciones artísticas o litúrgicas y que en todo caso toca a nosotros los católicos la explicación del símbolo que usamos, no a Sapia ni a nadie que no pertenezca a la familia católica. La cruz invertida en el sillón pontificio no fue tomada de los libros de oscurantismo -donde Sapia fue a buscar el significado litúrgico del signo- o de una reunión de satanistas, sino de esta antiquísima tradición cristiana que nadie puede negar.

Gracias al artículo de Sapia, y con la colaboración de varios lectores, hemos podido realizar la mayor colección en línea de testimonios antiguos y obras de arte sobre el martirio de Pedro.

Un signo consagrado por el uso de la Iglesia -como ha quedado definitivamente demostrado en este artículo- no puede volverse satánico por decisión de un puñado de impíos. Sapia, dándose cuenta o no, se ha vuelto defensor de la triste causa de querer invalidar un signo consagrado por dos mil años de memoria cristiana en favor nada menos que de los satanistas. Si a alguien le deben estar agradecidos los satanistas en este asunto no es ciertamente al Papa, a quienes odian con todas sus fuerzas, sino a Sapia, que les hace el juego.

En una parte de su escrito Sapia dice: "creo que debemos estar muy atentos, ya que cuando el príncipe de las mentiras y dios de este mundo, Satanás, ataca, no lo hace con colmillos y tridentes como la ingenua costumbre popular nos tiene acostumbrados, sino que lo hace de la manera mas diabólica y astuta posible, HACIÉNDOSE PASAR POR CRISTO". De acuerdo, Sr. Sapia, pero entonces ¿qué pasó con la cruz invertida? ¿Le parece que uno de los tres personajes de la "Trinidad Maléfica" va a usar un asiento con la cruz invertida como símbolo de Satanás para que todos se den cuenta de que está con Satanás? ¿No le parece que eso sería aparecer "con colmillos y tridentes" y según "la ingenua costumbre popular"? ¿Le parece a usted una manera "diabólica y astuta" aparecer mostrando un signo satanista?

Es bien cierto que una "antigua tradición" dice que Pedro murió en la cruz cabeza abajo, y no existe razón por la que ahora la Iglesia tenga que ocultar ese hecho debido a que algunos de sus adversarios se asustan viendo una cruz invertida y le atribuyan exclusivamente el simbolismo que le dan los enemigos de Cristo. Pueden estos estar seguros que la Iglesia es libre; la Esposa de Cristo, para quien sus mártires son un trofeo de la gracia de Dios para todos los siglos, seguirá siendo libre y usará de los símbolos que le son tan queridos le pese a quien le pese. Pedro pertenece a nuestra familia, su muerte martirial es un triunfo para toda nuestra familia, el signo de su muerte lo seguiremos usando, a pesar que haya fuerzas ocultas que lo interpreten como un rechazo de Cristo.

Realizando esta investigación encontré varios testimonios, tanto patrísticos como actuales, donde se explican las palabras de Jesús a Pedro "cuando seas viejo extenderás la manos y otro te vestirá y te llevarán adonde no quieras" (21,18) como una insinuación profética acerca de la crucifixión de Pedro. Notable que encontré varios autores protestantes con esta interpretación.

Sapia cita a otra persona que dijo: "...El Papa dejó su lecho de muerte para este evento... La cruz invertida es un mensaje para cada devoto masón/satánico/luciferiano... Monstruoso...el show comenzó... Estamos listos para el falso profeta...!" Signo para los satanistas... Ya pasaron tres años, ¿y? ¿donde están los satanistas y masónes? ¿se habrán sumado también ellos a la acción del papa (el "Falso Profeta" según Sapia) en seguir liderando la oposición al aborto, la eutanasia, la clonación humana, la inmoralidad legalizada y a los demás ataques contra la vida, por mencionar algunos de los flancos del combate moral de nuestros días? ¿Puede Sapia demostrar que algún satanista entendió el signo de "¡a la carga mis valientes!" que el Papa habría dado a todo "devoto masón/satánico/luciferiano"? Porque de lo contrario es todo invención.

En conclusión Daniel Sapia, copiando a otros acusadores anticatólicos, se equivocó. Quiso presentar un argumento aplastante -"una imagen vale más que mil palabras" señala el título del enlace que conduce a la página en cuestión-, pero se equivocó muy groseramente. Le invitamos a que valore también estas "imágenes" aquí presentadas, que también ellas valen más que mil palabras.

Abríamos este artículo con la pregunta que se hace Sapia: ¿Tiene la Iglesia Romana argumentos valederos que justifiquen el uso del símbolo? Es mi deseo que el lector encuentre en este artículo material para una respuesta realista.

Mi renovado agradecimiento a quienes colaboraron con material. Dios lo bendiga mucho a usted, Sr. Sapia. Si en este artículo o en el original le he ofendido, sabrá disculparme. Tenga presente que usted ha tratado al Papa como parte de la Trinidad Maléfica, basado en sus cavilaciones satanitas y su superficialidad en tratar el tema. ¿No le parece una ofensa importante?

Jorge Pedernera


Listado de Cuentos
y Reflexiones
Volver Arriba
Página Principal


Jóvenes de Acción Católica Argentina 
Arquidiócesis de Rosario
Volver a página principal                                                                    E-mail: poraccioncatolica@yahoo.com.ar