Defiende tu Fe Católica

El anticristo, 666, la bestia del Apocalipsis
(Apc. 13, 17-18.)

 

En la gran confusión actual el espíritu bueno y sencillo se ve expuesto a un abandono espiritual sin precedentes. Paralelamente surgen las mentiras, engaños malintencionados, difamaciones y calumnias contra los católicos, contra el Catolicismo, su culto, sus dirigentes y contra lo que para él es sagrado.

Algunos hermanos de diversos grupos religiosos, «Adventistas del Séptimo Día», «Iglesia Universal», «Testigos de Jehová» y otros, afirman sin pensarlo mucho: "el Papa es el anticristo, tiene el número de la Bestia"; y otras barbaridades:

«Los Católicos son paganos, adoran al dios egipcio Horus, - la hostia», a la que llaman despectivamente el dios-galleta; «la Iglesia Católica es la gran Ramera del Apocalipsis»; «la Virgen María era una diosa pagana de Babilonia.» etc.

Aquí analizamos la Sagrada Palabra para que podamos dar «razones de nuestra esperanza» a todos aquellos hermanos que, aún confundidos por los falsos profetas, buscan sinceramente la verdad; y para los que se ven inseguros y sin palabras ante tanto atrevimiento. Tal como exhorta el apóstol San Pedro en 1 Pe 3,15: «Estén siempre dispuestos a dar razones de su Fe.»

EL 666 DEL APOCALIPSIS, EL ANTICRISTO

El cuento -la calumnia- de que el Pontífice Romano, el Papa, es el 666 del Apocalipsis -el anticristo-, salió del grupo adventista de doña Ellen Gould White, fundado inicialmente por el granjero WILLIAM MILLER (1782-1849), quien ya en su tiempo vaticinó el fin del mundo, y otras profecías "inspiradas", basadas en el "estudio" de la Biblia que, naturalmente, nunca se cumplieron.

Otros grupos y sectas fundamentalistas lo tomaron de los adventistas. El grupo adventista fue re-impulsado, refundado, por Ellen Gould White, (1827-1915), quien impuso el sábado como el día del Señor. Veamos el "sólido argumento" que usó doña Ellen White y los adventistas para llegar a esta descabellada idea:

Leen en Apc. 13,18 donde dice que la Bestia del Apocalipsis tiene un número: el 666. Y afirman que como el Papa es el «representante del Hijo de Dios», y en latín se dice: «Vicarius Filii Dei», luego agregaron que como el Papa vive en Roma, entonces había que darle valor en números romanos a ese título, resultó lo siguiente:

V=5 F=0 D=500
I=1 I=1 E=0
C=100 L=50 I=1
A=0 I=1 501
R=0 I=1
I=1 53
U=5
S=0
112

Resultando: 112+ 53+501 = 666 ; la «U» y la «V» eran la misma letra, en los primeros siglos de nuestra era. Así, del Papa de Roma, por este título que los mismos adventistas se inventaron, dicen:

"Al Papa «Vicarius Filii Dei», le sale el 666; luego él es el anticristo, la Bestia del Apocalipsis". (¡Una barbaridad!)

Una barbaridad como tantas otras fantasías y calumnias anticatólicas:

"María tuvo más hijos y no fue virgen"; "el alma no es inmortal, se disuelve -desaparece- con la muerte del cuerpo"; "los católicos adoran a Horus..." etc.

Examinando atentamente nos damos cuenta de la infantilidad de sus argumentos. Está bien apañado, muy ingenioso, pero al analizarlo sale el engaño:

1.– A los mismos que inventaron que el Papa era el 666, también les sale el número 666.

Un sacerdote católico investigó quién se había inventado la "farsa del Papa y el 666", y descubrió que fueron Ellen Gould White y su entorno: los llamados Adventistas del Séptimo Día, grupo fundado por Ellen Gould White.

Alguno de ellos (no serán todos tan ingenuos, ni tan mal pensados), sostienen, sin pensarlo mucho, que el Papa es el anticristo. Pero mira por donde, al darle valores numéricos romanos a las letras del verdadero nombre de su fundadora (no a un título inventado y manipulado por otros), da como resultado el 666.

¿Sería ella misma, Doña Ellen Gould White, el anticristo? Veamos:

ELLEN GOULD WHITE:
V=5
E=0 G=0 V=5
L=50 O=0 H=0
L=50 U=5 I= 1
E=0 L=50 T=0
N=0 D=500 E=0
100 555 11

Resulta 100 + 555 + 11 = 666. ¡Qué sorpresas que nos da la vida!, ¿verdad?

A la señora White, fundadora de los Adventistas del Séptimo Día, los cuales divulgan a los cuatro vientos que el Papa es el anticristo, por la suma numérica de un título inventado por ellos mismos, también le sale ese número: 666. Y es el nombre verdadero, no un título o apodo inventado para cuadrar un engaño.

¿Era ella misma, doña Ellen Gould White – y sus seguidores –, que tantas mentiras siembran, la verdadera Bestia del Apocalipsis, el 666, el anticristo?

Si los católicos tuviéramos los pocos escrúpulos que algunos seguidores de doña Ellen demuestran, tendríamos más motivos para afirmar que son ellos el 666.

Pero no debemos afirmar tal cosa; los católicos debemos ser más serios que ellos. Emitir semejante juicio sería ponernos intelectual y moralmente a su nivel.

– La primera mentira de doña Ellen Gould White y sus colaboradores fue darle al Papa un título inventado por ellos mismos, "Vicarius filii Dei", para que cuadrara el número 666. Y algunas sectas, tomando el ejemplo adventista, continúan con esa calumnia y pregonan que el Papa es el anticristo, el 666 del Apocalipsis.

2.– El título correcto para designar al Papa es «Vicarius Christi».

– Esta es la segunda mentira: el título «Vicarius Filii Dei» no se usa, ni se usó en la Iglesia Católica. El título «Vicarius Filii Dei» se lo inventaron doña Ellen y sus colaboradores. El nombre latino que los católicos han usado para definir al Papado es «Vicarius Christi.»

La razón por la que no usaron este título es porque no salía el 666, que era lo que a priori pretendía doña Ellen y -o- sus colaboradores adventistas; y entonces no se podría sostener el «cuento del 666, el Papa y el anticristo».

3.– Doña Ellen Goul White y los adventistas mintieron, manipularon los números.

– La tercera mentira adventista es que ni siquiera el título «Vicarius Filii Dei» da el número 666, sino 664; hicieron trampa en la numeración. Otra de las muchas manipulaciones y engaños a las que se ven expuestos los seguidores de doña Ellen.

Recordemos cómo lo explican ellos:

V=5
I=1
C=100
A=0
R=0
I=1
V=5
S=0
112

La trampa está en VICARIVS (U y V era la misma letra), IV no es 1+5 = 6. En números romanos IV es = 4. Correctamente la suma numérica de «Vicarius Filii Dei», no es 666, sino 664. Es uno de los tantos engaños adventistas.

Y al explicar esta farsa que ellos mismos se inventaron, ponen las letras en forma vertical, para que no nos demos cuenta. (¡Cuánto engaño!) Pero...

¿Escriben los adventistas verticalmente?; ¿no?, pues los romanos tampoco lo hacían. Si doña Ellen hubiera puesto las letras horizontalmente, como hacían los romanos, no se hubiera podido llegar al 666, sino que se queda en 664.

No todo es sinceridad en las sectas, como algunos pudieran pensar. Ni tampoco siguen al pié de la letra la Biblia, como pretenden. Algunos de ellos manipulan la Sagrada Escritura a conveniencia. Esto ya lo hemos visto y comprobado.

4.– El 666 no puede referirse al Papado.

– La cuarta mentira adventista es afirmar -inventarse- que el número de la Bestia, 666, se refiere a un cargo, un Poder: el Papado. (¡Otra fantasía sin fundamento!)

Otro "invento" adventista. Y otros grupos religiosos lo tomaron ingenuamente. Digo ingenuamente porque parecen no darse cuenta del terrible castigo que les espera a los difamadores, a los que propagan la mentira, para apartar a los fieles de la verdad: "No tendrán perdón", nos dice la Biblia (s. Mt. 12, 22-32).

Un pastor adventista me escribió: "La Biblia dice que el 666 es el número de un hombre, (Apoc. 13, 18), por lo que no puede ser aplicado a una mujer -Ellen Gould White-; esta es la palabra de Dios, y Dios no se equivoca."

¡Otra mentira! Examinando la Biblia del reformador suizo H. Zwingli (Zuinglio), de cuya reforma surgieron los protestantes escoceses, los "Bautistas", y de éstos se escindieron los Adventistas, en la edición de 1931, Apocalipsis 13, 18 dice:

"18 Hier ist die Weissheit [vonnöten]. Wer Verstand hat, berechne die Zahl des Tieres; sie ist nämlich die Zahl eines Menschen. Und zwar ist seine Zahl 666."

"18 Aquí es sabiduría [necesaria]. Quien tenga inteligencia calcule el número de la bestia, porque es el número de un humano. Su número es 666."

Y el verso anterior, apc. 13, 17, nos dice: "y que nadie pudiese comprar o vender sino el que tuviera la marca, el nombre de la bestia o el número de su nombre."

¡Es el número del nombre de un humano!, (hombre o mujer).

La Biblia dice claramente que no puede ser el número de una serie de personas, o de un reino, poder, o profesión, el número de un nombre de un humano.

Sinceramente no se comprende, que algunos hermanos se "reinventen" la Biblia a conveniencia, y se queden tan tranquilos, sin temor al castigo que les espera. Tuercen las Sagradas Escrituras para su propia perdición. (2 Pe 1, 20; 2 Pe 3, 15).

5.– César Nerón es el 666 del Apocalipsis, el anticristo.

Afirman algunos "especialistas" de la Biblia (exégetas), católicos y protestantes, demostrando tan poco juicio como los anteriores. Lo dicen porque aplicando los números hebreos a ese nombre... nos da 666: cesar neron = qsr nrwn = 666.

Otro apaño para que cuadren las fantasías de este u otro señor.

A.- Nerón no era hebreo, y su nombre romano ni siquiera era Nerón, sino Nero. No debemos caer en los errores y fantasías adventistas. Seamos serios.

B.- El anticristo, cuyo número de su nombre es 666 (apoc. 13, 17-18), es una persona (hombre o mujer), que aparecería poco antes de la Segunda Venida de Cristo. No pudiera referirse a Nerón, pues éste fue muy anterior, y antes debía predicarse el Evangelio en todo el mundo, debería cumplirse la profecía bíblica:

«...se levantará nación contra nación y reino contra reino, y habrá en diversos lugares hambre y terremotos. 8 Todo esto será el comienzo de los dolores de alumbramiento. ... 11 Surgirán muchos falsos profetas, que engañarán a muchos. 12 Y al crecer cada vez más la iniquidad, la caridad de la mayoría se enfriará. 13 Pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará. 14 Se proclamará esta Buena Nueva del Reino en el mundo entero, para dar testimonio a todas las naciones. Y entonces vendrá el fin.» s. Mateo 24, 7-14.

El 666 del Apocalipsis, el número de la Bestia, debe corresponderse con el nombre de un personaje moderno, pues solo ahora se cumple la profecía (s. Mt. 24, 14): «antes... debe ser proclamado el Evangelio en todo el mundo.»

6.– El Apocalipsis de San Juan contiene muchos símbolos especiales.

La razón de tanta confusión en las sectas es la pésima interpretación del capítulo 13, 17-18 del Apocalipsis, donde se habla del anticristo, y de su número, el 666. Son ligeros en sus juicios. En Apc. 13, 17-18 lo único que dice es eso, 666:

«¡Aquí está la sabiduría! Que el inteligente calcule la cifra de la Bestia; pues es la cifra de un humano. Su cifra es 666.» Ap. 13,18

El Apocalipsis contiene mucha simbología, llega Doña Ellen y se saca la barbaridad de que el Papa es el 666, el anticristo. Eso es descabellado.

Este género literario apocalíptico se usó del siglo II a.C. al siglo II d.C. Hay que saber el significado de las claves, de los colores, números, animales etc., para darle una correcta interpretación. (Por Ej..: 7 = Perfección; Cordero = Jesús; 12 = Plenitud; Cuernos = Poder; 6 = imperfección.)

Cuando nos dice que «El Cordero tiene siete cuernos», quiere decir que «el Cristo tiene perfección de poder». En cambio, si hoy en día le dicen a una persona que tiene «siete cuernos» no se va a sentir muy feliz, ¿verdad? Ahora «cuernos» significa que le están engañando a uno. Si con un «cuerno» se molestaría, imagínese usted decirle que tiene siete.

Algo similar pasa con los adventistas, Testigos de Jehová y otros grupos y sectas: interpretan mal; ven el signo pero no conocen el significado, y tuercen las Escrituras para su propia perdición, como nos dice S. Pedro en 2 Pe 1, 20; 2 Pe 3,15.

7.– La Iglesia Católica es la Gran Babilonia, la Gran Ramera del Apocalipsis.

Afirman descabelladamente estos mismos hermanos confundidos, (adventistas, Testigos de Jehová, Iglesia Universal etc.), porque "Roma está situada sobre siete colinas, y el Papa vive en Roma, y es el que manda allí, el imperio romano", dicen ellos. Otra de las calumnias adventistas, y grupos afines.

A.- Si Roma fuese la "Gran Ramera", cosa que no puede sostenerse con la Biblia, (¡son fantasías adventistas!), entonces el 666, el anticristo, debería referirse a quien ostenta el Poder en Roma. Esto debería ser lógico para todos. ¿O no?

B.- El hombre poderoso de Roma no es el Papa, sino... -en estos momentos- el "onorevole" Silvio Berlusconi, primer ministro italiano. El Papa no tiene ningún poder en Roma, es solo una autoridad moral, sin ningún poder.

Una autoridad que muchos católicos ni la reconocen siquiera. Pero será inútil contar esto a los adventistas y demás grupos afines, pues ya nos dicen las Sagradas Escrituras: "No hay peor ciego que el que no quiere ver."

8.– El Papa no vive en Roma sino en el Vaticano.

El Vaticano no se encuentra sobre las "siete colinas" de la antigua Roma, como cita Apocalipsis 17, 9, sino al otro lado del río Tiber, en la parte occidental.

¡Son fantasías adventistas! La antigua Roma y sus "siete colinas" están en la parte oriental del río, y no tiene nada que ver con el Vaticano, ni con el Papa. No tiene relación con la Iglesia Católica, sino con Italia, con el gobierno italiano.

Y en Roma tampoco se cumple este requisito primordial: «...Y sus cadáveres quedan en la plaza de la gran Ciudad, que simbólicamente se llama Sodoma o Egipto, allí donde también su Señor fue crucificado.» Apocalipsis 11, 8.

Jerusalén también era conocida como la "Ciudad de las siete colinas":

1- "Escopus".
2- "Nob".
3- "Monte de la Corrupción", o "Monte de la Destrucción". 2R. 23, 13.
4- "Monte Sión".
5- la colina Suroeste, también llamada "Monte Sión".
6- "Monte Ofel".
7- "La Roca", bajo la fortaleza "Antonia".

Si después que hayan leído esto nuestros hermanos separados continúan afirmando que el Papa es el anticristo, y la iglesia la gran ramera, lean la siguiente cita bíblica y ustedes mismos sacarán la conclusión de quién es el anticristo:

«Habéis oído que iba a venir un Anticristo; pues bien, ya han venido muchos anticristos... Ellos se salieron de entre nosotros; pero no eran de los nuestros. Si hubieran sido de los nuestros se habrían quedado con nosotros». 1 Jn 2,18-19.

«ID POR TODO EL MUNDO Y ANUNCIAD EL EVANGELIO A TODA
CRIATURA; EL QUE CREA Y SE BAUTICE SE SALVARÁ;
Y EL QUE NO CREA SE CONDENARÁ.» Mc 16, 15.

________________________________________________

Los católicos son difamados por muchos hermanos confundidos; les invitamos a revisar bien sus propias creencias, y analizar qué es lo que dice la Biblia. Recordemos que hay un mandamiento divino que dice: "NO DIRÁS FALSOS TESTIMONIOS NI MENTIRÁS".
___________________________________________________

«Bienaventurados seréis cuando os insulten y persigan, y con mentira digan contra vosotros todo género de mal, por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque grande será vuestra recompensa en los Cielos.» s. Mt. 5, 11-12

 


Listado de Cuentos
y Reflexiones
Volver Arriba
Página Principal


Jóvenes de Acción Católica Argentina 
Arquidiócesis de Rosario
Volver a página principal                                                                    E-mail: poraccioncatolica@yahoo.com.ar